Los viñedos de Lascas de Pedernal conviven en perfecta armonía, tierra, tradición e innovación. Una tierra arcillosa y un nombre, Cártama- Ribera Valle del Guadalhorce,  zona privilegiada que goza de unas condiciones climáticas inmejorables para el cultivo de la vid. Las horas de sol, así como los cambios notables de temperatura entre el el invierno y el verano, hacen que  el viñedo desarrolle una mejor y homogénea maduración fenólica.

Caldos producidos con el máximo cariño, respeto y  cuidado son el resultado de una combinación idónea de viñedos, clima, tierra y técnica.

El resultado, una colección de vinos con gran personalidad que triunfa dentro y fuera de nuestras fronteras.